¿Por qué un vídeo de boda en Cantabria cuesta 1200€?



Ser videógrafo de bodas es mucho más que ir a grabar 12 horas y embolsarte 1200€. Detrás de un buen vídeo de boda hay un gran trabajo antes, durante y sobretodo después de la boda durante la postproducción del video. Hoy quiero desglosaos el coste que supone tener un negocio propio.


“El vídeo de bodas es muy caro. Me quieren clavar 1.200€ por ir a grabar unas horitas.”. Pues siento decirte que no, ojalá fuera así de fácil hacer dinero. Para empezar, el profesional que vas a contratar ha tenido que invertir en su equipo una media de entre 8.000€ y 12.000€ entre cámaras, lentes, trípodes, grabadoras de sonido, micrófonos, focos, ordenadores, monitores, discos duros, y un largo etcétera.


Lógicamente el equipo no dura toda la vida y debes ir sustituyéndolo de forma periódica. Y peor me lo pones si encima tiene oficina y tiene que pagar el alquiler. Te voy a poner un ejemplo propio, el año pasado se me rompió el coche y me tuve que comprar uno nuevo. Por mi trabajo, la cantidad de viajes que tengo que hacer y las horas que paso en carretera he tenido que hacer una inversión mayor de lo que habría hecho si fuese para uso propio. Y todo para poder atender a las parejas que requieren mis servicios en otros lugares fuera de Cantabria.


Luego está todo el tiempo que hay que invertir para editar el vídeo, que si es uno bueno, por rápido que sea, no serán nunca menos de 3 días. Para que te hagas una idea, yo suelo tardar entre 50-120 horas en editar el vídeo de la boda. Para poder editar el vídeo es necesario tener programas de edición, en mi caso uso Adobe Premiere. La licencia anual del programa es de casi 400€


Además, tiene un marketing que realizar para que puedas encontrarlo en los portales de boda o en los buscadores como Google: hacerse una página web con un coste de unos 1000€ si es algo profesional; pagar en los portales de bodas de entre 500€ a 2000€ al año por aparecer destacado; pagar por aparecer en Facebook o Instagram: pagar hasta lo que esté dispuesto a pagar por aparecer su anuncio destacado en el Google cada vez que teclees “vídeo de boda”…


Uno de los mayores temores de los videógrafos y fotógrafos de boda es que nos roben el equipo. Muchas historias circulan de compañeros a los que les robaron ya no en la calle o en el coche, si no en el propio restaurante. Para ello están las pólizas pensadas para estas situaciones y que incluso pueden cubrir. Otro seguro que debería ser obligatorio es el seguro de responsabilidad civil. En caso de que el videógrafo durante el día de la boda rompa algún objeto, dañe involuntariamente a alguna persona o a sí mismo, estaría cubierto por este seguro que cuesta mínimo 200€.


Y como guinda del pastel, tiene que estar dado de alta como autónomo, lo que lleva a pagar una cuota de autónomo mensual de un mínimo de 283,30€. Estar legal significa que te va a emitir una factura, que va a tener que pagar el 21% de lo que le das en IVA y otro 19% a 30% de los beneficios para el IRPF. Es decir, si te cobra 2.000€ con factura legal, el profesional apenas va a ver de todo ese dinero unos 1.400€. Y de este dinero hay que descontar la cuota de autónomos, los gastos del negocio y amortizar los equipos. En resumen, de un trabajo facturado a 2.000€, lo que queda “limpio” con suerte apenas llega a 1.000€.


¿A que ya no parece tanto chollo esto de los vídeos de boda? Pues es que no lo es, y como en cualquier otro negocio, hay que currárselo mucho para conseguir vivir de ello y no morir en el intento. ¿Te sigue pareciendo caro un vídeo de boda por 1200€?

Featured Posts
Asociación profesionales bodas España
  • Facebook - Black Circle
  • YouTube - Black Circle
  • Instagram - Black Circle

Coue © 2020